jueves, 7 de abril de 2016

Derechos indígenas versus Arco Minero

Una vez mas el pseudo Estado extractivista venezolano define políticas para fragmentar y discriminar. Ha sido una constante en su manera de gobernar. Es lo que se pretende de nuevo con el perverso Plan Integral del Arco Minero del Orinoco, y la supuesta incorporación de los pueblos indígenas al mismo.

El gobierno se salta la obligación de la consulta establecida constitucionalmente e impone una fulana Comisión. Los derechos indígenas se ponen así a la cola de la minería. Los indígenas se vuelven a dividir frente a la maniobra gubernamental. La élite indígena emergida de estos 17 años de "revolución" se sale con las suyas. Alinea al lado de la oferta gubernamental a una parte del movimiento indígena. Los dispersa y vence de nuevo.

Mientras tanto, las primeras victimas del arco minero serán los propios indígenas. Con esta acción continua el exterminio por nuevos medios. La Asamblea Nacional, que nada ha dicho sobre el estatus de la desproclamación discriminatoria de los diputados indígenas de Amazonas, en desagravio a ellos y a los indígenas del país, debería promulgar una ley de conversión de la autodemarcación de territorios indígenas en demarcación.
Seria la única forma de contener el "genocidio silencioso" que la "revolución" persiste en continuar contra las culturas originarias del país.


Vladimir Aguilar Castro
Universidad de Los Andes
Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indigenas (GTAI)
Merida-Venezuela

1 comentario:

  1. Definitivamente con la explotación del Arco Minero, el gobierno Segirá haciendo de las suyas a Su propia conveniencia. Lo mas trite es que a pesar de existir un ordenamiento jurídico que garantiza el derecho a la demarcacion y el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras , el ejecutivo nacional hace caso omiso, así mismo' Su aprovechamiento no es compatible con el ambiente poniendo en peligro Su identidad étnica y cultura. Espero se apruebe esa ley de autodeterminación . Muy buen artículo . Desde Mexico Monterrey yasmir Fernandez.



    ResponderEliminar