viernes, 12 de mayo de 2017

Pronunciamiento del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) ante la salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Pronunciamiento del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) ante la salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA)

1.- La Organización de Estados Americanos creada en 1948, constituye la organización más solida del sistema interamericano, no solo por los distintos instrumentos jurídicos en materia de DDHH aprobados en su seno, por ejemplo la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, sino fundamentalmente por sus mecanismos de seguimiento.
2.- La OEA sigue siendo la única organización a la cual pertenece Venezuela que tiene dentro de su estructura dos órganos de DDHH (Comisión y la Corte interamericana) encargadas de la promoción y protección de los DDHH en la región.
3.- La salida de la OEA implicaría una regresión de los DDHH (civiles y políticos y económicos, sociales y culturales) dentro del sistema interamericano, en la medida que cualquier violación de estos derechos sería competencia exclusiva del propio Estado que los vulnera y tiene la obligación de sus garantías.
4.- De acuerdo con los principios constitucionales las violaciones de DDHH deben resolverse dentro del Estado, sin embargo, una vez agotada esta vía los ciudadanos tienen la posibilidad de presentar sus denuncias ante la Comisión Interamericana determinando si la misma debe ser conocida y resuelta por la Corte.
5.- La concreción de una posible salida de Venezuela de la OEA representaría un retroceso en materia de promoción y protección de los DDHH dentro del sistema interamericano, debido a que los otros mecanismos de integración de los cuales Venezuela es Estado parte NO cuentan aún con instrumentos de promoción y protección de DDHH ni con órganos para dirimirlos.
6.- La importancia de pertenecer a la OEA como Estado parte es que los pueblos indígenas pueden plantear conflictos que surjan con el Estado o terceros en el seno de la Comisión, pues ya Venezuela se retiro de la Corte en el año 2013.
7.- Hasta ahora, uno de los temas más conflictivos entre el Estado y los pueblos indígenas en Venezuela ha sido el proyecto del Arco Minero del Orinoco (AMO), iniciativa que se está desarrollando vulnerando el derecho a los territorios indígenas que entran dentro de las poligonales del AMO y el de la consulta libre, previa, informada y de buena fe.
8.- En diciembre 2016 la Comisión concedió una audiencia a organizaciones no gubernamentales y académicas de Venezuela para exponer sobre el AMO ejerciendo una importante presión internacional.
9.- Así mismo, la Corte ha tenido un papel importante en el reconocimiento y ejercicio de los Derechos Indígenas, debido a la visión progresista que los jueces tuvieron en los casos de los pueblos indígenas Sarayaku y (Ecuador) y Saramaka (Surinam) entre otros, logrando la reparación por parte del Estado a las violaciones de sus derechos territoriales.
10.- En la actualidad es importante mantenernos como miembros de la OEA, pues en particular con el tema indígena tenemos un instrumento a favor de estos grupos vulnerables como lo es la Declaración Americana de Derechos de los Pueblos Indígenas. A la par de lo anterior, el Estado venezolano está en deuda con el ejercicio del Derecho al Territorio de estas poblaciones originarias ya que se encuentra desarrollando proyectos extractivistas en detrimento de los derechos consagrados en el Capítulo VIII de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
11.- Sería una paradoja que el propio Estado vulnerando derechos sea el único competente en materia de promoción y protección de Derechos Humanos, particularmente de Derechos Indígenas.



Universidad de Los Andes (ULA)

Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI)

Mérida, 11 de mayo de 2017









No hay comentarios:

Publicar un comentario