lunes, 12 de marzo de 2018

En memoria del Cacique Sabino Romero a los cinco (5) años de su asesinato



El 3 de marzo del 2018 se cumplieron 5 años de la muerte del líder indígena Yukpa Sabino Romero Izarra, asesinado injustamente en la lucha para lograr la demarcación de sus territorios. El Cacique siempre fue consecuente con su objetivo de defender los derechos de los Yukpa, en especial, el derecho al territorio que le garantiza a su pueblo la supervivencia de su cultura.
Sabino Romero fue un luchador que nunca se doblegó ante ningún poder, su objetivo era recuperar sus tierras ancestrales amparado en el artículo 119 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, decidiendo emprender su lucha al ver a los Yukpa muriendo por hambre, confinados en las montañas como resultado de la desigual política agraria de la década de los años 60.
El Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de la Universidad de Los Andes desarrolló en el año 2011 el Plan de Vida de su comunidad “Chaktapa”, como política de gestión territorial y como fundamento a la demarcación territorial. Con el Plan de Vida se buscaba dar una solución alternativa al tema de la demarcación que el Estado por su inacción, habría convertido en un derecho pendiente y en un tema de conflicto entre los actores de la zona.
El Cacique Sabino fue injustamente privado de libertad por 18 meses y luego liberado sin ninguna sentencia firme que declarara su inocencia un año antes de su asesinato. Sin embargo, quedó demostrado que el sistema de justicia indígena fue más eficaz en este caso, ya que al salir bajo fianza de prisión sería juzgado en sus tierras por sus autoridades tradicionales, concluyendo estas que Sabino era libre de toda culpa.
En su último año de la vida del Cacique se emprendieron distintas acciones para visibilizar la necesidad del pueblo Yukpa por recuperar sus tierras en las que el Estado al ser actor fundamental en la política de demarcación debía ser el principal protagonista.



Sabino fue amenazado por distintos actores que hacen vida en la Sierra de Perijá llegando su caso a ser tan emblemático que el ex Relator Especial para los Derechos de Pueblos Indígenas James Anaya, en las recomendaciones para el Estado venezolano, señalaba la importancia de la protección al Cacique. De igual manera, su hija Zenaida Romero asistiría en el año 2012 a la Comisión de Derechos Humanos a exponer el peligro en el que se encontraba su padre, apenas tres meses antes de Sabino perder la vida en manos de sicarios en la Sierra de Perijá.
En memoria de Sabino, a cinco años de su vil asesinato, el GTAI exige al Estado que:
1.- Se le brinde protección a la familia Romero Izarra quienes siguen siendo expuestos a la espiral de violencia que se desencadena en la Sierra de Perijá.
2.- Cese a la criminalización de los líderes indígenas que luchan por los derechos consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) y otras leyes internacionales en la materia.
3.- Se dé respuesta a los procesos de (auto) demarcación que ya han iniciado desde el año de 1999 distintos pueblos indígenas.
4.- Se paralicen los proyectos de explotación minera en zonas indígenas hasta tanto no se realice la consulta libre, previa, informada y de buena fe, tal y como lo señalan las normas internacionales suscritas por Venezuela.
5.- El Estado venezolano el cual de conformidad al Preámbulo de la Constitución se identifica como pluriétnico, con una Ministra Indígena y otras instituciones de gobierno que trabajan en torno a este tema, contribuyan realmente al interés de los indígenas y no los politicen y dividan internamente.

En Mérida, Venezuela a los 08 días del mes de marzo del 2018

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario